22 de enero de 2016

A mis alumnos, os echaré de menos


dondeestalamujerdelacafeteria



José Antonio Luengo

Os echaré de menos. No tengo dudas. No lo dudéis. Tampoco hace falta decirlo mucho. Porque se nota. Se nota el afecto, el cariño, la complicidad creada. Os echaré de menos cada miércoles, vuestras miradas intensas, cargadas de interés, de ganas por aprender, por ser mejores personas, por buscar en vuestro interior aquello que os permita ser, en breve, maestras y maestros vivos, generosos, implicados, sensibles. Y también formados. Formados desde y para la ternura. Porque no hay educación sin ternura.

Procuraré estar cerca, en cualquier caso. Sigo siendo vuestro tutor durante lo que resta de curso y sabéis que bastará una llamada, un mensaje, para eso, estar cerca. Y ayudar, colaborar, mediar. En lo que haga falta.

Cada año es diferentes, los grupos son diferentes, diferentes los rostros, las individualidades, pero también los grupos, su configuración, cohesión, singularidades. Vosotros, vosotras me habéis enseñado mucho. Mucho más de lo que yo mismo haya sido capaz de trasmitir. No son palabras huecas.

Hablo desde el corazón pero no solo. Vosotras, vosotros me habéis hecho mejor, cada día. La necesidad de pensar en lo que solicitáis, en ocasiones hablando, solo mirando en otras. O sonriendo. O, sencillamente, escuchando. Me habéis hecho mejor con vuestra actitud, los intereses mostrados, el trabajo hecho cada día. Con vuestro esfuerzo cada tarde. Terminando las clases a las horas a las que las termináis. Y siempre, aun con cansancio, con la ilusión en los ojos.

Os echaré de menos. Pero este sentimiento es el mejor motor para seguir. Seguir queriendo estar, ofrecer. Lo que uno puede y conoce. Y ha aprendido. Y estaréis en mi corazón. Siempre.

















No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Seguidores