23 de agosto de 2016

Acoso entre iguales (12): no dar tregua al fenómeno en los centros educativos

José Antonio Luengo

Ha llegado el momento. Seguiremos estudiando, investigando, sacando conclusiones. Seguiremos recopilando datos e informaciones que iluminen aun más dónde estamos y qué tenemos que hacer. pero ha llegado el momento de meterse, de lleno, con esta lacra que desfila dolor, cada vez más identificada y definida. 


Ha llegado el momento de activar la maquinaria, los recursos, las muchas buenas prácticas que muchos centros educativos vienen desarrollando. Ha llegado el momento de mirar de frente el fenómeno, de no parar, de dedicar tiempos y esfuerzos a diseñar y sacar adelante planes para la prevención del acoso escolar. Muchos niños y adolescentes están pendientes de todos nosotros, de nuestra capacidad para prevenir, detectar e intervenir de manera planificada y sensata.


Ha llegado el momento de dar mayor protagonismo a la participación de nuestro alumnado en un escenario de colaboración desde la ayuda solidaria, el compromiso y la implicación. A lo largo del presente curso hemos de mostrar claramente la importancia de su participación activa, de sus ganas por estar presentes, por construir escenarios donde la convivencia pacífica se configure como el eje de la acción en la comunidad educativa. 


Ha llegado el momento de construir un camino seguro, estable, planificado, compartido. Ha llegado la hora de trazar planes que sigan una ruta de acciones flexible, pero amplia y combinada:

  • Evaluar el Plan de Convivencia, analizar sus puntos fuertes y débiles y decidir diseñar y desarrollar un programa para la prevención del acoso escolar y del ciberacoso.
  • Promover la creación de un equipo para la prevención del acoso escolar, integrado entre otros posibles, por responsables de convivencia del profesorado, y en especial, al menos, un miembro del Equipo Directivo, un tutor, el orientador del centro, ayudantes de convivencia de cada grupo-aula y/o equipo de ayudantes de convivencia de cursos superiores. 
  • Contemplar la posibilidad de desarrollar acciones para la configuración de equipos de alumnado ayudante. En el caso de los institutos, considerar la opción de colaboración del equipo de ayudantes de cursos superiores de ESO en la actividad de información y sensibilización de 1º y 2º del propio centro y de cursos de 5º y 6º de educación primaria de centros del contexto. En el caso de centros concertados o privados, la acción puede concretarse en las unidades del propio centro.
  • Revisar la ejecución de los planes de acción tutorial e incluir el desarrollo de acciones específicas para la reflexión, información y sensibilización sobre el fenómeno del acoso escolar y del ciberacoso, en torno a un tercio del horario establecido para la tutoría en el curso escolar. 
  • A lo largo del primer mes del curso, explicar y hacer visible explícitamente el Programa para la Prevención del acoso escolar en toda la comunidad educativa.
  • Gestionar la presencia estable y visible del programa y agentes y de sus acciones fundamentales en espacios visibles del centro, físicos y virtuales.
  • Potenciar la acción de sensibilización del colectivo de padres y madres, aprovechando la participación y el protagonismo del alumnado ayudante en talleres específicos.
  • Considerar la opción de incorporar acciones contra la violencia como fenómeno, el acoso y el ciberacoso en el marco de las Jornadas de sensibilización o acciones específicas de puertas abiertas a desarrollar a lo largo del curso.
  • Valorar la elaboración de materiales propios que definen y concretan el programa en el centro y establecer medidas para su visibilización a través de la Web del centro y difusión en el contexto.
  • Realizar una evaluación de las actuaciones desarrolladas en cada uno de los ámbitos, documentar el proceso y los resultados, elaborar un informe específico de la experiencia desarrollada.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Seguidores