28 de agosto de 2013

Un poco de poesía, para desengrasar

Un poco de poesía, para desengrasar
José Antonio Luengo






Las palabras tiemblan

Las palabras tiemblan
A veces. Tiemblan, tiritan,
Ante los ojos, sus ojos,
sus certeros ojos.
Certeros de ciertos, de pertinentes, de diestros...
Certeros de abiertos.
A la vida. A la luz intensa.
Y a lo oscuro.
Y hasta desconocido. 


Tiritan la palabras
Cuando hablan,
Pensando en ellos,
Dormidas en ellos,
Atrapadas en ellos.


Tiritan las palabras,
Como tiritan, también,
Las manos, mis manos,
En sus rodillas,
Como esculpidas,
Por mil manos diestras,
Cien mil, manos maestras,
un millón de manos sabias.


Tirita la vida,
Ante su pelo, ante su pelo.
Como aterida, expectante,
Como huidiza, atrevida, insinuante, fugitiva,
Como espuma,
Del mar, de ese mar
Que forma su mirada,
Así, casi si mirar.


Tirita todo, de magia insondable, de salto extremo,
De emoción.
De esa emoción.
Intrépida y cabal al mismo tiempo.
Y el corazón cabalga
En mil caballos andaluces,
Al amanecer,
Mirando la vida nacer.
Cada día ...



A veces el silencio...

Vivir es andar
andar sin parar
dándose, dando
y, también, sí recogiendo

A veces caes, sin saber por qué
te incorporas, coges aire,
te apoyas y...
vuelves a estar cerca
de donde estabas,
antes de tropezar, de caer.

Amar es andar, también,
andar deprisa, lento, corriendo incluso,
Andar en lo oscuro
y en lo claro...

Amar es dar, hasta guardando silencio
dando un paso atrás,
cuando no escuchas
lo que parecía
que era, lo que era

Y saber estar,
aun en silencio,
rezagado, discreto,
humilde y hasta escaso
De palabras, risas, besos.
Y de abrazos

Porque amar es dar, también,
así, con la sonrisa,
con la mirada,
con el abrazo,
dispuestos...
Atentos
Y firmes si es preciso

Porque no dejas de amar,
eso no, eso no.
eso nunca.
A quien quieres y sigues queriendo
Con el alma...



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Seguidores